RESEÑA: ATZIMBA

atzimba13 copy

 

Atzimba es una ópera mexicana y se reestrena para iniciar el programa 2014 de la Ópera de Bellas Artes. La obra se divide en tres actos con siete cuadros, el libreto completamente en español quedó a cargo de Alberto Michel basado en La Conquista de Michoacán. La compuso el duranguense Ricardo Castro y obtuvo reconocimiento después de presentar Atzimba, su primera ópera.

Captain-John-Smith-Love-Pocahontas-Princess-Wallpaper

Se estrenó en 1900 en el Teatro Arbeu de la Ciudad de México y fue un éxito. Aunque 50 años más tarde se perdió la partitura del segunda acto y el compositor Arturo Márquez se dio a la tarea de recomponerla. Narra la historia de un triángulo amoroso, parecida a una Aída, Romeo y Julieta o inclusive a Pocahontas. Es una princesa purépecha que se enamora del enemigo y traiciona a su pueblo.

Acto Primero

Michoacán, 1522.

Los guerreros y sacerdotes tarascos se reúnen en el palacio del Rey Tzimzitcha. El gran guerrero Huépac, el general Hirepan y algunos sacerdotes hablan sobre la invasión de los españoles y culpan a Moctezuma por cobarde.

Atzimba habla con su mejor amiga Sirunda, se encuentra en un dilema y no quiere traicionar a su pueblo pero ama al enemigo, Jorge de Villadiego. Huépac revela que está enamorado de la hermana del Rey y promete asesinar al oficial español para quedarse con Atzimba.

Acto Segundo

Huépac le confiesa su amor a Atzimba, al ver que no es correspondido, amenaza con anunciarle al Rey de su traición y matar a su novio. Atzimba le reclama y exige que cambie su comportamiento hacia la hermana del Rey, pero ya es demasiado tarde y mandan a Jorge a la piedra de los sacrificios.

Acto Tercero

Huépac despierta a Jorge de su celda para anunciarle que Atzimba murió (aunque esto es mentira), logra escapar con ayuda de Sirunda para reunirse brevemente con su amada. Pasan la noche juntos pero los vuelven a arrestar para asesinar a Jorge.

Atzimba llega a la piedra de los sacrificios y jura que lo seguirá hasta la muerte, se suicida clavándose una daga en el corazón.

77ATZIMBA1

En lo personal la escenografía a cargo del diseñador Jesús Hernández no estuvo a nivel de la ópera. Un gran espejo como techo y proyecciones de un cielo mediocre. En el escenario había una pirámide, la cual la tenían que escalar y cantar sobre ella. Esto sólo hacía que nos preocupáramos por los cantantes para que no sufrieran de una caída, en vez de disfrutar la ópera.

El vestuario estuvo a cargo de Estela Faoga, no decepcionó tanto como otras producciones de Bellas Artes. La soprano Violeta Dávalos encarnó a una Atzimba completa sin tanta desafinación y el tenor José Luis Duval como Jorge de Villadiego obtuvo muchas ovaciones. Excelente programación de Bellas Artes para mostrar óperas no tan clichés y creer en un público más curioso, lástima que sólo fueron dos funciones. Lo mejor fue la música, es considerada por muchos una ópera con influencias europeas, lástima de la escenografía pero así pasa en Bellas Artes.

 

Advertisements